Te interesa

Agua, fuente de energía limpia

Si te preguntan cómo se produce electricidad utilizando el agua como fuente de energía, ¿qué te imaginas? ¿Una central hidroeléctrica asociada a un embalse? La respuesta es correcta, pero... ¿y si hubiera más posibilidades?

En los últimos años, presionados por la urgencia de reducir los efectos del cambio climático, están desarrollándose diferentes alternativas de producción de energía limpia en las que el agua es la protagonista. Es el caso de las turbinas eólicas de marea y de la llamada energía azul.

En la primera de ellas, las turbinas eólicas de marea, no es que se aproveche la brisa marina, sino la energía cinética contenida en las corrientes de agua que se generan a propósito de las mareas. ¿Cómo se consigue? Instalando turbinas, muy similares a los aerogeneradores, en el fondo marino. Además de ser una fuente de energía limpia, es muy fiable, pues las mareas son un fenómeno físico estable en el tiempo.

La energía azul, por su parte, se fundamenta en el fenómeno natural de la ósmosis. Cuando dos soluciones acuosas con diferente concentración salina se ponen en contacto a través de una membrana semipermeable, se produce un cambio de presión osmótica en la solución más salina que puede ser aprovechada para mover turbinas. Tras varios modelos, actualmente se ha conseguido un diseño eficaz y rentable gracias a la nanotecnología, que ha permitido diseñar membranas que solo dejan pasar iones de sal y que pueden colocarse directamente en las desembocaduras de los ríos. Mira cómo funciona.

Actualmente la producción hidroeléctrica mundial representa en torno al 15 % del total de energía generada. La incorporación de estos dos nuevos modelos de producción de energía limpia podría aumentar este porcentaje y contribuir a la disminución de las emisiones de gases de efecto invernadero que tanta falta hace. Algunos estudios apuntan a que, si se utilizase todo el potencial energético de la desembocadura de los ríos, podría cubrirse el 80 % del consumo energético mundial. ¡Y es que el agua tiene mucho potencial!

Además, ante el cambio climático no olvides que somos parte de la solución, ya que nuestro estilo de vida influye en la demanda de energía. Aquí puedes consultar las distintas maneras de reducir tu huella energética.

comentarios