El colegio Hélicon trabaja con emoción

En España se encuentran ejemplos de colegios que ya están trabajando la educación emocional en sus proyectos de centro o de aula. Uno de los programas más ambiciosos es Educación Responsable, promovido por la Fundación Botín, en el que se han evaluado los resultados obtenidos tras 3 años de puesta en práctica del programa en 3 de los centros participantes. Los resultados muestran, por ejemplo, que los niveles de ansiedad entre los alumnos son menores o que ha aumentado su capacidad asertiva y su comprensión emocional. Además, también se comprobó que cuando el ambiente escolar y las relaciones entre alumnos y profesores mejoraban, el rendimiento académico también lo hacía.

En Canal Educa hemos tenido la oportunidad de hablar con Amparo Díaz, coordinadora de Humanidades y Artes del colegio Hélicon de Valdemoro, sobre la importancia de incluir el trabajo emocional en el aula. A continuación os mostramos un extracto de la entrevista.

En los últimos años, la inteligencia emocional y la gestión de las emociones están aumentando su presencia en los centros educativos. En vuestro caso, formáis parte del programa Educación Responsable de Fundación Botín, que promueve la introducción de la inteligencia emocional y social y la creatividad en las escuelas e institutos con el objetivo de mejorar la calidad educativa. ¿Habíais abordado este tema alguna vez antes de participar en el programa.

Sí, habíamos hablado de la importancia de este tema, sobre todo desde la Comisión de Artes.

¿Qué esperabais conseguir con esta nueva línea de trabajo en el centro?

Fomentar y trabajar la educación emocional y social y la creatividad del alumnado, de los docentes y de las familias y, con ello, la convivencia en el centro.

A la hora de poner en marcha el programa, ¿cuáles son los principales retos a los que os habéis enfrentado?

  • Ajustarlo a las horas lectivas y a la programación.
  • Informar adecuadamente al resto del Claustro.

¿Cuál dirías que es la emoción que más dificulta el trabajo en el aula? ¿Y cuál lo facilita?

La empatía y la autoestima. En sentido positivo, es lo que más facilita y en sentido negativo, es lo más dificultoso.

Está demostrado que gestionar las emociones mejora, entre otras cosa, el rendimiento en el aula. En vuestro caso, ¿cuáles son los resultados más visibles que habéis observado en los alumnos? ¿Se ha visto reflejado en mejores notas? ¿Han disminuido los conflictos en el aula?

Consideramos que es pronto para poder valorarlo adecuadamente. Lo que hemos observado es que la mayoría de los alumnos muestran aspectos personales, que normalmente les cuesta mostrar, durante el desarrollo de las sesiones.

Y en los docentes, ¿también se han observado resultados positivos? ¿Cuál es su grado de satisfacción?

Al ser el primer curso, aún nos resulta difícil de valorar. En general, los profesores están contentos y consideran que es productivo y beneficioso, pero también comentan que no lo pueden completar por falta de tiempo.

A los docentes que lean la entrevista, ¿les recomendarías que introdujeran la inteligencia emocional en su aula? ¿Por qué?

Sí, lo consideramos muy interesante, dado que es un aspecto que se trabaja muy poco y es imprescindible para el desarrollo personal de los alumnos.

comentarios