Entrevista a Miquel À. Rubio experto en Cambio Climático

Con motivo de la celebración de la Cumbre sobre el Clima que estos días tiene lugar en París, aprovechamos para entrevistar a Miquel À. Rubio, responsable del área de Cambio Climático de una de las empresas líderes en Educación y Sostenibilidad, Lavola 1981, SA, actualmente responsable de la ejecución del programa educativo Canal Educa.

A menudo solemos oír hablar del Cambio Climático, pero muchas personas siguen sin tener claro qué es. ¿Nos lo podrías explicar de manera sencilla?
Antes de nada hay que saber que una de las funciones de la atmósfera, es regular la temperatura del planeta como si del termostato de calefacción de una casa se tratara. De este modo, la atmósfera deja pasar la energía que llega del Sol, la cual llega hasta la superficie de la tierra calentándola y una parte de ésta es devuelta hacia el exterior. Debido a la existencia de esta capa, solo parte de esta energía que es devuelta, sale al espacio, mientras que el resto es dirigido de nuevo hacia la superficie. Es así como el planeta, gracias a su termostato, autoregula su temperatura, permitiendo el desarrollo de la vida.

Entonces, ¿qué es el Cambio Climático? Es la modificación de esta función de protección de la atmósfera que cubre nuestro planeta, sin la cual la vida que hoy conocemos no sería posible.

¿Cómo se modifica esa función de la atmósfera? Debido a la incesante actividad humana que venimos desarrollando desde la revolución industrial hasta nuestros días, con innumerables procesos de combustión de combustibles fósiles (gasóleo, gasolina, carbón, gas natural, etc.), hemos aportado una serie de gases contaminantes, conocidos como gases de efecto invernadero, entre los que destaca el famoso CO2. Estos gases cuando llegan a la atmósfera, actúan como tapones y no dejan salir toda la energía que vuelve hacia el espacio, provocando que la temperatura del planeta se incremente poco a poco.

El resultado de este incremento de temperatura, está generando muchos impactos como el incremento del nivel del mar, aparición más frecuente de episodios extremos de sequía o lluvias, deshielo de glaciares, …, poniendo en peligro el óptimo desarrollo de la vida en algunas regiones geográficas.

Como experto del área de Cambio Climático de Lavola, ¿nos podrías comentar en qué líneas estáis trabajado actualmente en relación con el cambio climático y contarnos alguna idea innovadora relacionada con “la lucha” contra el Cambio Climático?
Nuestro día a día se basa en asesorar a organizaciones tanto privadas como públicas para cuantificar y hacer seguimiento de su aportación al Cambio Climático, pudiendo hacer el inventario de emisiones de una ciudad como Logroño,  de una multinacional como Abertis hasta de todo un país como Ecuador. A partir de la cuantificación, trabajamos en definir e implantar medidas de mitigación, que permitan a nuestros clientes reducir su huella de carbono.

Por otro lado, dado que algunos de los impactos del Cambio Climático ya son una realidad, asesoramos a clientes privados y públicos en cómo adaptarse a las nuevas situaciones, analizando como minimizar los riesgos que presenta o potenciar las oportunidades que también puede suponer. En este ámbito, destacar el proyecto desarrollado para el gobierno de Colombia con financiación del PNUD para analizar la vulnerabilidad al cambio climático de los sectores económicos colombianos.

Para terminar, una idea innovadora en la que actualmente estamos trabajando, es en el apoyo a organizaciones y gobiernos en definir un precio interno del carbono que les permita fomentar una economía baja en carbono.

También es frecuente oír hablar de las terribles consecuencias del Cambio Climático, aunque a veces las vemos “muy lejanas”. ¿En qué nos puede afectar a los que vivimos en grandes ciudades como Madrid o Barcelona? ¿Está el Cambio Climático “más cerca” de lo que pensamos?
El cambio climático no es un fenómeno del futuro, sino del presente. A día de hoy en toda la geografía española (y mundial) se pueden observar ya algunos de sus efectos. Por ejemplo, en ciudades como Madrid y Barcelona ya se puede observar un leve incremento de la temperatura en las últimas décadas con un crecimiento acelerado de las noches tropicales desde los años 80. Esta situación produce un incremento en número e intensidad de las olas de calor que desde un punto de vista de la salud humana, provocan estrés cardiovascular. Además, se acompaña de un incremento desmesurado del consumo energético debido al uso de equipos de refrigeración, lo cual también favorece la emisión de gases de efecto invernadero.

¿Cómo crees que debemos actuar desde los programas de Educación por la Sostenibilidad para tratar este fenómeno?
A nuestros clientes, ya sean públicos o privados, siempre les decimos que la base para reducir el impacto, es una buena sensibilización de todos los grupos de interés de una organización, entre ellos la ciudadanía. Desde este punto de vista, todos los programas de Educación por la Sostenibilidad son clave para poder transmitir este mensaje colectivo de fomentar una sociedad baja en carbono, donde se prioricen las fuentes de energía renovable en detrimento de las fuentes de energía fósil causantes de las emisiones de gases.

Los programas de Educación son motores de cambio fundamentales para demostrar de forma práctica y real las buenas prácticas para combatir el Cambio Climático. Por este motivo, animo, tanto al sector público como privado, a seguir apoyando la puesta en marcha de más programas de Educación por la Sostenibilidad que sirvan de palanca de cambio de nuestra sociedad.

Nuestros lectores pertenecen, en su mayoría, al sector educativo. ¿Podrías darles algunos consejos para trabajar este tema en los centros y proponer pequeñas acciones que puedan realizar para aportar su granito de arena?
Los más jóvenes de nuestra sociedad son un agente clave para que el mensaje de cambio hacia una sociedad baja en carbono llegue a más personas. Por este motivo, es de vital importancia que desde los centros educativos se trabaje para transmitir este mensaje. Para llevar esto a cabo hay tres tipos de acciones:

• Que los profesores y profesoras actúen dando ejemplo en su día a día a los alumnos: usando la bicicleta o transporte público para llegar al centro, promoviendo la reutilización de materiales en las actividades educativas de cualquier asignatura, etc.

• Que los centros sean espacios demostrativos y educativos para los alumnos y familiares, donde se pueda conocer e implantar buenas prácticas de gestión y construcción para minimizar las emisiones de gases de efecto invernadero.

• Ambientalizarndo el curriculum escolar y trabajando el Cambio Climático como una materia multi e interdisciplinar.

¿Nos podrías contar alguna experiencia que se esté desarrollando en un centro educativo para combatir el Cambio Climático?
No por novedoso pero si por su eficacia, siempre me gusta destacar el proyecto 50/50. Este proyecto, basado en una experiencia nacida en la ciudad alemana de Hamburgo en 1994, persigue promover la Sostenibilidad energética entre los alumnos y familias de un centro educativo, para favorecer un consumo más responsable de la energía. La clave del concepto 50/50 es la capacidad de generación de incentivos económicos al ahorro de energía de los centros donde se aplica:

• un 50% de la reducción del consumo conseguido a través de los cambios de hábitos y de las medidas de eficiencia energética puestas en práctica por los alumnos, son devueltos a la escuelas en efectivo.

• el otro 50% se traduce en un ahorro económico neto para el gestor que paga las facturas, habitualmente el ayuntamiento.

El resultado es positivo para todas las partes: la comunidad educativa fomenta la eficiencia energética y la mitigación del cambio climático y percibe un retorno económico que invierte en sus proyectos educativos; los gestores del centro consiguen un ahorro directo en su factura; y la sociedad se beneficia con una ciudadanía más concienciada y una disminución del impacto ambiental. Para más información visita la web.

comentarios