Este verano… ¡vámonos de fuentes!

Madrid cuenta con muchas fuentes, nada más y nada menos que en torno a 2 000 entre las ornamentales y las de consumo. Os proponemos hacer una visita a la ciudad para conocer tanto las más emblemáticas como las que están vinculadas de forma especial a la historia del abastecimiento de agua en nuestra localidad.

En 1858 tuvo lugar la inauguración oficial de la llegada a Madrid de agua del río Lozoya. El agua manó por primera vez de una fuente ubicada en la plaza de San Bernardo. Más de un siglo después, en 1997, para conmemorar y recordar este hecho se inauguraron las fuentes de la Glorieta Ruiz Jiménez. En la actualidad, esta fuente histórica se encuentra en la Casa de Campo.

Años más tarde, Carlos III proyectó lo que se llamó el Salón del Prado, con tres de sus fuentes más representativas: la fuente de Apolo o de las Cuatro Estaciones, la de Cibeles y la de Neptuno. Estas dos últimas estaban inicialmente ¡enfrentadas la una con la otra! en un lateral del paseo, ambas a ras del suelo para facilitar el trabajo de los aguadores y para que los animales bebieran. Posteriormente, con la creación de Canal de Isabel II fueron trasladas a su ubicación actual. También formaba parte de este proyecto la fuente de la Alcachofa, actualmente en El Retiro, y de la que encontramos una réplica en su ubicación original, la glorieta de Atocha.

Otra fuente emblemática situada en los jardines de El Buen Retiro es la fuente de los Galápagos o fuente de Isabel II, que recibe este nombre por los surtidores inferiores, que representan dos galápagos. Fue inaugurada en 1832 para conmemorar el primer cumpleaños de Isabel II, con un conjunto escultórico que representa los buenos deseos para la nueva reina. Inicialmente se utilizaba para el abastecimiento de agua en la Red de San Luis, pero tras la creación del Canal de Isabel II poco a poco dejó de tener esta función y fue trasladada a El Retiro.

Si caminamos por la plaza de España encontramos una de las más recientes, la fuente de Don Quijote, construida para el tercer centenario de la publicación de la segunda parte de El Quijote, en la que destaca la figura de Cervantes leyendo su propio libro y Don Quijote con su escudero Sancho. Pero más desconocida es la fuente del Nacimiento del Agua, ubicada en la misma plaza y en la que dos ninfas con cántaros de agua son el modo de recordar la figura de los aguadores que antiguamente abastecieron de agua a la ciudad.

¿Conoces alguna otra fuente curiosa o especial que quieras compartir con nosotros? Déjanos un comentario.

comentarios