Haz deporte, practica el juego limpio

Es importante realizar actividad física desde que somos pequeños, ya que favorece nuestro desarrollo saludable tanto físico como psicológico. ¡Hacer deporte nos ayuda a crecer sanos en cuerpo y mente!

Correr, saltar, patinar, montar en bici, jugar al balón…: hay muchas formas diferentes de practicar deporte. En muchas ocasiones realizamos ejercicio sin darnos cuenta, por ejemplo, subiendo escaleras o saltando a la comba ¡o bailando!

Algunos de los beneficios que la práctica deportiva puede aportarnos son los siguientes: nuestro corazón se fortalece y funciona mejor, favorece el desarrollo muscular, facilita el descanso y el sueño, mejora nuestro estado de ánimo, nos ayuda a concentrarnos mejor y nos permite relacionarnos y hacer amigos.

Dependiendo del deporte que practiquemos tendremos que poner a prueba distintas capacidades físicas, y es evidente que unas se nos darán mejor que otras. Existen tantas actividades deportivas donde elegir que seguro que buscando un poco podremos encontrar aquella que se ajuste mejor a nuestros gustos y posibilidades.

Recuerda que cada persona tiene habilidades diferentes y que no hace falta tenerlas todas para ser un gran deportista. Además, practicando todos podemos mejorar las que tengamos menos desarrolladas. ¡Sólo tienes que elegir el deporte que más te guste y practicarlo! Con el tiempo el perfeccionamiento está asegurado.

Una prueba de que la práctica deportiva no tiene limitaciones y puede adaptarse a cualquier persona la encontramos en los deportistas paralímpicos, cuya discapacidad no les impide participar en varias competiciones y disfrutar de los beneficios que eso conlleva.

Individuales, colectivos, de interior o de exterior, acuáticos, de invierno…: existe un sinfín de modalidades deportivas entre las que escoger. A la hora de practicar cualquiera de ellas, también hay que tener en cuenta el “juego limpio”.

Cuando realizamos cualquier competición debemos respetar las reglas del juego y, sobre todo, al resto de participantes. La ilusión por ganar no debe apartarnos del objetivo de disfrutar de una competición sana y justa, en la que nos esforzaremos y sacaremos lo mejor de nosotros independientemente del resultado.

El hecho de perder una competición no ha de significar que ya debamos tirar la toalla o enfadarnos con los demás. Si hemos sido buenos compañeros, sabiendo jugar en equipo y esforzándonos al máximo, y hemos sido unos buenos adversarios, respetado a los demás, ya podremos irnos a casa con un buen sabor de boca, ya que practicar deporte tiene que servirnos para divertirnos y gozar de los beneficios que esta actividad nos aporta. Un resultado negativo nos será útil para seguir practicando y disfrutando del deporte para mejorar.

Desde Canal Educa te animamos a elegir el deporte que más te guste y a practicarlo asiduamente, lo cual te permitirá progresar y evolucionar hasta convertirte en un gran deportista. Disfruta del progreso y, sobretodo, ¡sé el jugador más limpio! Participar siempre cumpliendo las reglas y respetando a los demás te ayudará a divertirte y a obtener mejores resultados. Para ello, conoce las recomendaciones de la Consejería de Educación, Juventud y Deporte.

¡Preparados, listos… ya!

comentarios