La sequía, a examen en el centro educativo SEK-El Castillo

Este año hidrológico, que más o menos comienza cuando lo hace el curso escolar, ha venido con lluvias tardías y hemos vivido períodos de sequía preocupantes en muchos casos. Tradicionalmente, el agua suele ser un tema muy trabajado en los centros educativos, sobre todo desde el punto de vista del ahorro y los hábitos responsables de consumo. Durante nuestra visita al colegio SEK-El Castillo conocimos la iniciativa de dos grupos de 6.º de Primaria que habían escogido la sequía para realizar su trabajo de final de curso. Entrevistamos a las alumnas de uno de los dos grupos, Daniela, Olivia, Victoria y Társila, y esto es lo que nos han contado.

¿Cómo surgió la idea de realizar un proyecto basado en este problema ambiental, que este año nos ha tocado muy de cerca?

Es un tema muy delicado y muy importante. Si derrochamos tanta agua nos vamos a quedar muy mal.

¿Ha sido vuestro primer proyecto con el agua o ya habíais realizado otros anteriormente?

Ha sido el primero relacionado con el agua. Se trata del trabajo final de 6.º de Primaria en torno a cuidar el planeta. Elegimos temas que nos afectan y nos interesan, como este.

Contadnos qué objetivos os planteasteis con el proyecto y cómo lo habéis llevado a cabo.

Queríamos que la gente viese que no está bien derrochar el agua y se concienciase de cuidarla. Sobre todo, concienciar a los niños pequeños, somos la próxima generación que va a cuidar del medio ambiente y somos los que tenemos que ayudar.

¿Qué resultados habéis obtenido?

El resultado es una exposición de todos los proyectos en el colegio. Han venido familias, profes y otros alumnos a vernos. También hemos hecho maquetas de las consecuencias. Además, hemos recaudado dinero para ayudar a gente en África que no tiene agua para que pueda tener.

¿Y lo que más os ha sorprendido?

Nos ha sorprendido que la sequía haya aumentado mucho en los últimos años. También que fuera tan peligrosa, sabíamos que era malo pero no tanto. Nos parece muy peligrosa si no la controlamos.

¿Antes de comenzar el trabajo, que pensabais de las sequías?

No sabíamos que la sequía era tan peligrosa. Creíamos que era fácil de tratar pero es difícil, porque hay gente a la que no le importa o no saben que hay personas que no van a tener agua y se van a morir, y les da igual. Antes no se hablaba tanto de esto, la gente ha vivido con mucha agua y ahora cuesta que cambien el chip. Es mejor concienciarse desde pequeños.

Una de las consecuencias positivas de llevar a cabo proyectos ambientales es la implicación y concienciación respecto al tema trabajado. ¿Ha sido así en vuestro caso? ¿Habéis cambiado alguna costumbre?

Estamos mucho más concienciadas. Hemos hecho un vídeo para enseñar a los niños a ahorrar agua. Por ejemplo, ahora nos duchamos más rápido o ponemos cubos para recoger agua para regar y así no gastar agua potable. Hemos disfrutado y nos ha parecido muy interesante.

comentarios