La “tela” de contaminantes

Si nos preguntan qué contaminantes del agua conocemos, la mayoría pensamos en aceites, productos químicos, plásticos, etc., pero en los hogares también añadimos al agua otro tipo de sustancias de forma cotidiana. Es el caso de los productos que usamos en la ducha, o para lavar la ropa o los restos de medicamentos que eliminamos con la orina. A veces, las plantas de tratamiento de aguas residuales no son capaces de eliminarlos por completo y, aún en pequeñas concentraciones, pueden afectar a los ecosistemas acuáticos.

Investigando como eliminarlos, la Universidad Rovira i Virgili de Tarragona y la Universidad Internacional de Florida han descubierto un “sencillo” sistema para atrapar estos contaminantes, una tela de algodón. ¿Cuál es el secreto? La tela lleva impregnados unos polímeros con propiedades similares a las de los contaminantes. Cuando el agua atraviesa la tela, los polímeros, por afinidad, detectan los contaminantes y los “secuestran”, quedando así retenidos en las fibras del tejido.

Este sistema supone grandes ventajas debido a su gran facilidad para extraer los contaminantes, ya que bastaría con meter la tela en un pequeño contenedor con disolvente orgánico.

Y no son los únicos que han dado con una solución de este tipo. En la Universidad Cornell, de Nueva York, han descubierto una fibra enriquecida con una molécula proveniente de la degradación de la celulosa, similar al carbón activo, que absorbe las partículas perjudiciales presentes en el agua de la misma manera.

Se trata de métodos más sencillos y eficientes que los usados en la actualidad.

comentarios