¿Aún más móviles en tu centro educativo?

¿Estas navidades han regalado un móvil nuevo a tus alumnos o quizá has aprovechado las rebajas para actualizar el tuyo? Sea como sea, seguro que en tu centro educativo cada vez sois más los que disponéis de un móvil nuevo. Te presentamos algunas ideas para el correcto uso de estos dispositivos en el aula, así como para su reciclaje cuando ya no funcione.

Como sabes, los móviles facilitan nuestra vida: con él, tanto alumnos como docentes llevamos un miniordenador en el bolsillo; pero, aunque es una herramienta muy útil, debemos utilizarlo adecuadamente tanto dentro como fuera de clase.

Usar el teléfono móvil no debe suplir otras actividades o impedir el desarrollo del resto de tareas. Este dispositivo no debe interferir en la atención prestada en clase o en el trabajo ni usarse hasta tarde por la noche, ya que ello disminuye las horas de descanso.

Por eso, somos los adultos quienes debemos dar ejemplo sobre su uso. No podemos exigir a los alumnos y niños que lo usen de forma responsable si nosotros somos los primeros que estamos constantemente pendientes de él. Se debe delimitar el tiempo y los espacios donde utilizarlo.

Si te interesa este tema, echa un vistazo al estudio Menores de Edad y Conectividad Móvil en España: Tablets y Smartphones elaborado por el Centro de Seguridad en Internet para los Menores en España; con él se pretende situar a los menores en relación con esta nueva realidad, analizando desde el tipo de aplicaciones que se descargan (o que eliminan) hasta las implicaciones que esto tiene para su privacidad, pasando por el uso de contraseñas por parte de los padres o la activación de funciones de localización y GPS.

Debido al interés de los alumnos por estos dispositivos y por manejarlos constantemente, una buena opción es darle la vuelta a la situación y utilizarlos con fines educativos, guiándoles para adquirir un uso responsable de las nuevas tecnologías. Así pues, ¿qué podemos hacer para convertir el móvil en una herramienta educativa? En la actualidad, existe una gran variedad de recursos e iniciativas que te pueden servir de inspiración. Desde Canal Educa hemos seleccionado algunos de ellos, esperamos que te sean de utilidad:

  • El documento que recoge los consejos establecidos por la UNESCO para sacar el mejor partido a los dispositivos móviles en la educación, desde preescolar hasta la universidad.
  • El móvil como cámara de cine. Nada mejor que organizar un proyecto que lo convierta en la herramienta principal. En Canal Educa, ya son varios los centros que han participado en nuestro Concurso de microvídeos utilizando como cámara un teléfono móvil. Buenas ideas y un móvil y tus alumnos podrán realizar cortos, vídeos artísticos o reportajes. ¡El límite lo pone el guión!
  • La fundación sin ánimo de lucro Edutopía, que apoya estrategias educativas innovadoras, ha elaborado una guía introductoria tanto para docentes como para familias. En ella se incluye una completa lista con aplicaciones que pueden ser de gran utilidad en las clases.
  • Existen multitud de aplicaciones móviles destinadas al aprendizaje de contenidos concretos, incluso una específica para detectar si un alumno es disléxico, como la realizada por Samsung para la detección temprana de riesgo de dislexia a través de juegos lingüísticos.

Por otro lado, el uso correcto de estos dispositivos también implica gestionarlos adecuadamente cuando dejan de sernos útiles. Como ya sabrás, su fabricación conlleva impactos por la extracción de minerales como el coltán y la elaboración de componentes electrónicos. De promedio, en la fabricación de cada dispositivo se emiten 23,5 kg de CO2 a la atmósfera y, si consideramos su ciclo de vida (producción, transporte y residuos), se generan ¡más de 20 kg de residuos!

¿Qué debemos hacer con el móvil viejo? Como no es un residuo que pueda ir a la basura porque algunos de sus componentes ─especialmente las baterías─ son peligrosos para el medioambiente, puedes llevarlo a un punto limpio. Además, alrededor del 90 % de sus materiales ¡son reutilizables!

Otra alternativa es donarlos, ya que existen numerosas asociaciones que recogen móviles usados de manera gratuita y así recaudan fondos para la defensa de los derechos humanos. Aquí Intermon Oxfam nos cuenta cómo lo hacen. Ahora solo te queda una última cosa: ¡transmíteles esta información a tus alumnos!

comentarios