¿Se puede medir la creatividad de los alumnos?

¿Son creativos tus alumnos? ¿Mucho, poco, nada? ¿Cómo saberlo?

Nacemos con un gran potencial creativo ─de pequeños, todo es posible─ que, según maduramos, va mermando. El peso de la opinión social, el perfil familiar en el que se viva y la presencia o ausencia de ciertos valores influyen positiva o negativamente en el desarrollo de las habilidades necesarias, entre ellas la creatividad, para desenvolverse con éxito en la sociedad actual.

En alguna ocasión, todos hemos utilizado el término creatividad para referirnos a personas capaces de hacer cosas originales y novedosas. No existe una definición universalmente aceptada de esta palabra, no obstante, la mayoría de ellas hablan de la capacidad humana de producir ideas nuevas y valiosas, que puede desarrollarse mediante el entrenamiento.

A menudo se habla de la creatividad y de la necesidad de fomentarla en el ámbito educativo para potenciar el desarrollo del alumnado. Sin embargo, todavía se hace en términos generales, sin mucha concreción al respecto.

Por ello, con el objetivo de favorecer el desarrollo creativo en los alumnos y el modo de trabajarla, todo docente debería plantearse la siguiente cuestión: ¿cómo puedo evaluar/medir la creatividad en el aula? En primer lugar, debemos entender la evaluación en su sentido amplio, es decir, emitir un juicio, sin restringirla a una calificación (poner una nota). En este sentido, existen algunas técnicas para medir la creatividad en el contexto escolar.

Te presentamos algunas de las más relevantes:

Torrance (1974) describió cuatro elementos con los que la creatividad individual puede ser evaluada:
• Originalidad, capacidad de producir ideas que son inusuales, novedosas y no obvias.
• Fluidez, capacidad para producir un gran número de ideas.
• Flexibilidad, capacidad para producir un gran número de ideas diferentes.
• Elaboración, capacidad para desarrollar, adornar o completar una idea.
Posteriormente se establece un nivel de logro, en el que 1 es el más bajo y 5, el más alto. Mediante el baremo de cada uno de los componentes podrás determinar el grado de creatividad de tus alumnos.

Por su parte, Treffinger (1981) identificó otros tres criterios para evaluar la creatividad:
• Novedad, cómo de nueva es la idea en relación con conceptos, procesos o posibilidades para llevarla a cabo.
• Resolución, grado en que una idea satisface una necesidad o resuelve una situación.
• Síntesis, grado en que una idea combina elementos que son diferentes dentro de un conjunto coherente.
Nuevamente, a través de un baremo se mide el grado de creatividad que presenta el alumnado.

Otra técnica que resulta muy eficaz para medir la creatividad es la autoevaluación (evaluación de las propias ideas) y la coevaluación (evaluación de las ideas de los demás). Debe constituir un complemento de la evaluación del profesor. Para ponerla en práctica, es interesante que los alumnos conozcan los criterios mediante los cuales va a ser evaluado su proceso; de esta manera, podrán reflexionar en torno a ellos y buscar la manera de aplicarlos a sus ideas.

Y tú, ¿cómo mides la creatividad de tus alumnos?

comentarios